CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NUEVA EDICION MANUAL DE RECARGA

Solicítelo por via mail

Hacer pedido

MANUAL DE RECARGA

Hacer pedido

EL BROWNING AUTOMATIC RIFLE

Desde tiempo inmemorial, la raza humana se encuentra en conflicto con la naturaleza y con otros hombres. Desde la época de la edad de piedra, el hombre ha tenido que diseñar e inventar armas ofensivas y defensivas. De las boleadoras a la bomba atómica hay mucha diferencia, pero el principio necesario siempre ha sido el mismo. Obtener un arma superior a la que tiene el enemigo. Aunque ésta no debería ser una disertación filosófica, sino fierrera, me tomo la libertad que desde tiempo inmemorial los que nos creemos escritores nos tomamos al poner nuestros pensamientos en papel. Por eso tomo esta oportunidad para hacerlo. Por increíble que sea, nosotros, la llamada raza humana, habitando una mota de polvo perdida en el costado de una galaxia insignificante, que conocemos como La Vía Láctea, parecemos no comprender la insignificancia de nuestra existencia comparada con el Universo. O quizás sí nos demos cuenta y al establecer que nuestras vidas no tienen impacto alguno en la enormidad de los billones de galaxias que nos rodean, decidimos que nuestras vidas no tienen valor alguno. Quizás por eso, rodeados de misterios y belleza parece que sólo sabemos buscar muerte y horror. Las fotos obtenidas por el telescopio Hubble nos permiten ver un pasado que se extiende por billones y billones de años luz formando este universo, que todavía no sabemos aceptar en nuestras mentes primitivas y que se remontan hasta esa famosa llamada La Gran Explosión (Big Bang) que estimamos formó las galaxias, inclusive la nuestra. Viendo esa enormidad maravillosa, es difícil entender porqué seguimos destruyendo nuestras vidas y las vidas de otros con alegre abandono. Caso que ilustra este punto es lo sucedió hace un tiempo en una escuela en Rusia, y por supuesto el conflicto en Irak y otros cientos de lugares de este mundo que llamamos la Tierra. Pero como así es la vida, debemos aceptar la realidad que nos rodea y hacer lo posible para vivir con honor y caridad. Siempre reconociendo que hay muchos que sólo desean el caos y que debemos estar preparados a defendernos y sobrevivir sus ataques. En la película Hidalgo el protagonista, que fue una figura real del Oeste Norteamericano, utiliza la famosa frase: “Dios creo los hombres, el Coronel Colt los hizo iguales” O sea, armado con un Colt, hasta el más desamparado de los hombres -y mujeres- puede enfrentarse a otro. O a otros con igualdad. Los ejércitos del mundo siempre han comprendido esta verdad. Y aunque el Colt de seis tiros todavía puede ayudar en la igualdad de un individuo contra un atacante, en la guerra sólo el que tiene las mejores armas y el mejor equipo sobrevive. Una de las armas necesarias para esta sobrevivencia de un soldado contra otro, nació del conflicto titulado Primera Guerra Mundial. Este nuevo “Colt” fue el Rifle Automático Browning. (BAR). Tan efectivo fue el BAR, que desde su introducción en 1918, continuó en servicio de las fuerzas armadas norteamericanas hasta después de la guerra de Corea. Sólo la pistola Colt .45 ACP, las ametralladoras Browning de 1919 y las pistolas ametralladoras Thompson (otras de las fabulosas invenciones de Browning) han continuado en uso por más tiempo que el BAR. Un poco de historia nos da las razones que contribuyeron a la creación del BAR.

google analitycs