CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NÚMEROS ANTERIORES

Solicítenos los números atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

CD

Años 1 y 2

Hacer pedido

HISTORIA, PRESTACIONES Y RECARGA DEL CALIBRE 7,65 MAUSER ARGENTINO

La adopcion del Mauser Modelo 1891 es un ejemplo de la mentalidad de Nacion que tenia la dirigencia argentina de esa época, ejemplo que, lamentablemente en nuestra actual decadencia no tratamos de revertir. Fue el presidente Domingo F. Sarmiento quien organizó las fuerzas armadas, creó el Colegio Militar y la Escuela Naval. Realizó compras de fusiles Remington, ametralladoras y piezas de artilleria modernas. Ese avance de la década de 1870 quedó obsoleto dos decadas despues. El cartucho 7,65x53 mm fue adoptado por Belgica para su modelo Mauser 1889 con cañon camisa igual, que el imperio Otomano. Durante ese período de tiempo, nuestro país decidió reemplazar al fusil Remington calibre 11,15x58 R, arma que por los avances tecnológicos había quedado superado, y frente a la posibilidad de guerra con Chile, decidió comprar el mejor fusil de infantería que había, con algunas modificaciones del modelo belga, eliminando el cañon camisa. La municion tiene la vaina un poco más larga 53,4 mm (0,4mm) manteniendo el resto de las dimensiones iguales A los pocos años se adoptó un fusil más perfeccionado basado en el modelo aleman 1898 con pequeñas diferencias entre el modelo teutón y el modelo Argentino 1909. Este fusil está considerado uno de los mejores fabricados por Mauser. Además de los fusiles de repeticóon tambéen se recamaró al calibre a los fusiles semiautomáticos como el FN 49 y el Garand modificados por la Marina de Guerra, además en ametralladoras pesadas y en los fusiles ametrallador Madsen y Colt Monitor, entre otros. El cartucho 7,65 fue reglamentario hasta fines de la década del 50, cuando fue reemplazado por el 762x51mm NATO para ser utilizado el el fusil automatico FAL y en su versión pesada FAP, así como en la ametralladora MAG. El reemplazo del armamento fue lento y aun habia unidades militares en la década del 60 armados con los Mauser calibre 7,65. Desde hace cincuenta años, en mis días de cadete del LMGSM tuve contacto con estas venerables armas, las sufrí en largas ceremonias en la plaza de armas, desfilando y tambien arrastrando mi humanidad por el campo de instrucción, ademas de participar en la escuadra de tiro con fusiles nuevos. Pasaron los años, colgué el uniforme y el contacto con estos queridos fusiles continuó, pero de forma más esporádica, Es uno de los mejores diseños de Mauser y su comportamiento militar es excelente, de capacidad media, con una potencia de choque elevada aun a larga distancia, su retroceso al igual que muchos cartuchos similares de la época es un obstaculo para el fuego automático en armas muy livianas, pero en los fusiles de repeticion es bastante moderado. Tiene una vaina ligeramente cónica que facilita la extraccion de la recámara una vez disparada, con un cuello corto donde se coloca el proyectil. El cartucho original de 1891 dispara un pesado proyectil de 215 GN a una velocidad de 650 metros /seg. En esta versión la longitud total del cartucho es de 78 mm mientras que en la versión más liviana con proyectil de 185 GN es de alrededor de 75 mm variando según marca y pais de origen. El proyectil de 30,8 mm de largo y 7,92 mm de diámetro, recubierto por una camisa de cuproniquel, es impulsado por unaa carga de polvora de 2,65 gramos de polvora M88/91 Rottweil generando una presion máxima de 3.050 atmósferas. La balística de estos cartuchos, en el papel, es impresionante muy superior a los gruesos y pesados proyectiles de pólvora negra que reemplazaban; pero debemos tomar en cuenta que el .303 Britanico, un cartucho de igual diametro y velocidad -apenas menor- demostró en combate en la India ser ineficiente para frenar a los nativos fanáticos. Comenzó en el arsenal de Dum Dum al norte de Calcuta a modificarse el proyectil quitándole parte de su camisa en la punta, permitiendo que al impacto de un cuerpo blando se expanda, magnificando los efectos y produciendo heridas horribles. El proyectil se perfeccionó, pero fue prohibido en todo el mundo y por esa causa las balas de uso militar son de camisa completa. La evolucion de los proyectiles y las armas de fuego a fines del siglo XIX y principios XX, era fantástica. Las potencias estaban gastando gran parte de su presupuesto en una carrera armamentista que culminó en la Primera Guerra Mundial. Estas enormes sumas de dinero permitieron perfeccionar la municion y rápidamente los pesados proyectiles de punta esférica fueron reemplazados por proyectiles de menor peso, ojiva aguda y muy alta velocidad lo que permitia una rasante trayectoria, mayor alcance y efectividad. La herida producida por balas que se desplazan entre 600 a 650 metros/seg no muestra efectos hidrahúlicos marcados pero con proyectiles que superan 700 metros/seg las heridas se magnifican, la cavidad transitoria es muy grande produciendo daños en organos sin estar en contacto el proyectil. La cavidad permanente es mayor sin tomar en cuenta si el proyectil sufrió deformaciones que, en caso de ocurrir, magnifican el cuadro. El comportamiento del proyectil durante su vuelo es bastante estable pero al impactar su extremo ojival no está diseñado para una trayectoria estable al penetrar un cuerpo y a los pocos centimetros del orificio de entrada, se desequilibra y es sometido a esfuerzos mecánicos de choque y torsión que muchas veces la camisa de cuproniquel no resiste, se rompe y aplasta o bien el proyectil se da vuelta y la parte posterior va para adelante fragmentando la bala. Las heridas de los nuevos proyectiles de alta velocidad complicaron a los médicos de campaña por la magnitud de daño tisular, lo lacerante y el shock que sufria el soldado herido, por lo general, mal nutrido y deprimido por lo terrible del combate moderno. No había antibióticos y la evacuacion del frente de combate era en extremo dificultosa. Hay que tener en cuenta que en la guerra Hispano americana la mayor causa de muerte fue por enfermedad como demuestran las cifras de bajas del ejército español )50.000 muertos por enfermedad, 10.000 muertos en combate]. Esta nueva municion tenía un proyectil más liviano pero casi de la misma longitud que el antiguo y en otras versiones más corto todavía con mayor velocidad. Fue rápidamente utilizada por casi todas las naciones y nosotros adoptamos una municion liviana en 1904.

google analitycs