CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NÚMEROS ANTERIORES

Solicítenos los números atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

MANUAL DE RECARGA EDICION 2016

Cartuchos metálicos. Arma corta y larga. Nueva edición (2016).

Hacer pedido

CD

Años 1 y 2

Hacer pedido

PISTOLA RUBY ESPAÑOLA CALIBRE .45 ACP

Quienes de los que nos encontramos apasionadamente inmersos en el mundo de las armas, no hemos soñado encontrarnos con algún ejemplar tan raro como infrecuente. Tratándose de mí era medio difícil que el destino me depare un excitante momento de intimidad con una pistola Borchardt experimental, prototipo o algún otro artefacto de rancia alcurnia. Sabiendo que a pesar de mis múltiples esfuerzos por hacerme “el fino” el glamour nunca fue lo mío, la vida al menos me propinó una agradable cita con una rara avis (exóticus pajarracus) de origen hispano, llegando así para conocimiento de ustedes, estas imágenes y prueba casi exclusivas de la escasa, misteriosa y nunca antes fotografiada pistola Ruby calibre .45 ACP. DONDE MENOS UNO LO SOSPECHA Manolo es el almacenero de un barrio de casas bajas del norte de Rosario. La madre lo llamó Manolo no precisamente por su origen español, sino porque era fanática de un plomo ladrador de baladas más bien conocido como Manolo Otero. Manolo Mangiaterra, cuyo apellido aleja totalmente el romanticismo y la ilusión de que esta pistola haya sido traída desde la península ibérica, es un pitecántropo erecto de origen itálico, de pilosidad excesiva y eterna camiseta musculosa encarnada, a quien sólo le interesa el aumento semanal del jabón Federal o la cotización en el centro de la ciudad del arroz Doble Gallo. Su léxico se resume a un rudimentario vocabulario técnico comercial de tan sólo unas 100 palabras y nada que sea ajeno a su mundo de estanterías polvorientas le genera algún tipo de interés. Cuando digo “nada” me refiero que su indiferencia llega hasta el escote de Viviana, la locarda con los ojos como huevos duros que vive en calle Olivé al 1400. Manolo es impasiblemente inmune a esas bajas tentaciones tan barriales como terrenales. EL MEDIUM DEL HALLAZGO Durante una apacible tarde en la residencia estival del Conde Naddo, y disfrutando de los 45 grados a la sombra con 500% de humedad, la charla transcurría alegremente acerca de la inseguridad que se vive en estos días en Rosario City, lo que la semeja más a la localidad mejicana de Tijuana que a los suburbios de Paris. -El clima está complicado, estimado amigo… uno no sabe a ciencia cierta qué hacer. Si nos defendemos y herimos o matamos al delincuente, la ley cae con todo su peso sobre nuestras espaldas, dejándonos económicamente en la calle y prácticamente a la sombra, enviándonos a picar piedras a la cordillera por el resto de nuestras vidas. Si el delincuente nos mata, las autoridades le dan un coscorrón, le hacen escribir 100 veces “no debo matà siudadanos onestos” y lo mandan a su precaria vivienda con la volátil promesa de que “no lo volverá a hacer”, al menos en las próximas horas. -Si Ricardo… sin ir más lejos, tenemos el caso de nuestro querido amigo, “l’enfant terrible” (también conocido como “unruly child) Bruno X., quien en una apacible localidad del Norte santafesino fue despertado a las 3 de la madrugada por una patota de borrachos que le apedreaban la casa y el auto. Se levantó sobresaltado a ver qué ocurría frente a sus aposentos y se encontró con un grupo de aproximadamente 15 homínidos guturales exaltados por el alcohol berreta que ante sus amables pedidos de tranquilidad y paz comenzaron a insultarlo y a proponer entre ellos molerlo a palos hasta dejarlo de un aspecto similar a un “chorigol”. Cuando uno de ellos (aparentemente el más temerario) avanzó sobre nuestro amigo de angelical rostro con una botella de birra rota en la mano y anunciando a viva voz que se la clavaría en su pálido cuello, unruly child extrajo de entre su pijama una Glock 23 con alza y guión tru dot, con la que efectuó dos o tres tiros intencionalmente rasantes por sobre la vacía cabeza de su oponente. - Que momento, Elidito, que momento!!!!! -Si Ricardo… la cosa no termina ahí, porque unruly child es la persona más pacífica del mundo… hasta que lo saturan. Ante los sonoros estampidos de las Winchester Black Talon que unruly atesoraba para alguna ocasión que las amerite, el grupo de autóctonos desistió de la tarea de lesionar a nuestro héroe, e hizo una desbocada estampida corriendo por la calle a una velocidad que haría palidecer al mismísimo “Speedy González”. Pericias posteriores revelaron numerosos hematomas en las nalgas de los huyentes, producidos inequívocamente por los golpes de sus propios talones en el impetuoso frenesí que le aplicaron a la huida. A pesar de la clara etiopatogenia de las lesiones halladas, oportunamente se informaron como “lesiones provocadas por golpes propinados por el solitario atacante de la Glock 23”. - ¿Unruly Child que hizo entonces? - Lo peor que podría haber hecho… - ¿Los mató? - No, Unruly child, como todo legítimo usuario de armas, no es loco. Pero quizás en el hondo resentimiento que le causó la antijurídica acción y la imagen de su propiedad injustamente dañada, más el stress de ser abruptamente despertado de su sueño en donde Pampita lo apantallaba desnuda bajo una palmera, los corrió varias cuadras pistola en mano efectuando algún que otro disparo intimidatorio a la estratósfera, tipo como para amedrentarlos y que continúen la marcha, viste?… -¿Hasta qué…? -Hasta que fue apresado por el único patrullero de policía de la localidad, que curiosamente fue alertado telefónicamente por uno de los ex guturales atacantes ahora atacados… - Eso sí que es mala suerte… -Mala suerte es el Juez que le tocó, quien le incautó la Glock, el auto, el pijama, las black talon y lo mandó detenido a la comisaría de una localidad cercana durante 20 días, no conforme con lo cual, le dio aviso al RENAR de que jamás de los jamases le vuelvan a renovar su CLU. Obviamente, para el grupo de los inadaptados que causaron el incidente, no hubo absolutamente ningún castigo, pena, reprimenda o multa, sino que pasaron (como siempre ocurre en este país desde hace varios años) de ser victimarios a inocentes víctimas. - Increíble… acá te matan en ocasión de robo y no están ni dos días presos. Mira vos a lo que se arriesgó Manolo… -¿Y ese quién es? -El almacenero de acá a la vuelta… el otro día lo quisieron asaltar dos simpáticos carenciados que se comunicaban entre ellos al grito de algún tipo de mantra etílico: “ameo, ameo”. Estaban armados con un revólver Pasper .22 y una pistola Gunther del mismo flatoso calibre. Manolo los sacó a los tiros corriéndolos por la calle con una pistola enorme… parecía una sistema Colt, pero era más grande y menos… digamos “estéticamente” agraciada… Lo que si, como dice nuestro querido amigo Ricardo Zanni, los disparos sonaban como las trompetas del día del Juicio Final…

google analitycs