CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NÚMEROS ANTERIORES

Solicítenos los números atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

MANUAL DE RECARGA EDICION 2016

Cartuchos metálicos. Arma corta y larga. Nueva edición (2016).

Hacer pedido

CD

Años 1 y 2

Hacer pedido

ARMAS BLANCAS EXTRAÑAS Y FASCINANTES

Las armas de fuego evolucionan constantemente con la aparición de nuevas tecnologías cada vez más avanzadas. Los cuchillos, por su parte, han permanecido casi inalterables a través de los tiempos. La historia nos ha dado muchas variantes extrañas de aquel cuchillo que usara nuestros antepasados. A continuación veremos algunos ejemplos del ingenio humano que ha permitido fabricar algunos que son realmente extraños, curiosos y porque no, fascinantes. EL KUKRI Es el símbolo de la nación nepalesa, así como de los regimientos Gurkha que lo hicieron famoso. Confiando en sus famosos cuchillos para el combate cuerpo a cuerpo, los guerreros nepalíes, los Gurkha, se aliaron con los británicos para mantener el control sobre la India durante la rebelión india de 1857. La destreza de los Gurkhas les ganó una reputación de soldados temibles y su apoyo a Inglaterra consiguió la creación de sus propios regimientos dentro de las fuerzas británicas. Los Gurkhas y sus cuchillos se hicieron tan conocidos que los británicos usaron carteles de ellos para afilar sus kukris como propaganda para infundir miedo a los soldados conscriptos argentinos durante el conflicto de las Malvinas. El kukri suele medir entre 40 y 46 centímetros (16-18 pulgadas) de largo. Al igual que un machete, es un arma cortante. Originalmente utilizado por los agricultores del Himalaya, evolucionó a partir de una simple herramienta de cultivo y todavía se utiliza como cuchillo y como arma. Una característica interesante es la muesca cerca del cabo que dirige la sangre para que no pueda mojar el mango. Se dice que este aspecto es simbólico, ya que los kukris más grandes, parecidos a espadas, se usan en ceremonias para decapitar a los animales y traer buena suerte a una aldea. Si la cabeza se desprende de un golpe, significa suerte. Pero los kukris son, ante todo, armas de combate. Incluso ahora, son equipos estándar entre los Gurkhas, que los seguirán usando incluso después de su retiro. Uno de esos jubilados, luchó contra 40 ladrones de trenes con solo su kukri. Cuentan que Bishnu Shrestha se había retirado recientemente de los Gurkhas cuando una banda de 40 ladrones asaltó un tren en el que viajaba. Se sentó en silencio mientras los bandidos robaban los objetos de valor de los pasajeros, pero cuando trataron de robar la virginidad de la pasajera de 18 años a su lado, el soldado retirado sacó su kukri y comenzó a eliminarlos por su cuenta. Shrestha mató a tres e hirió a otros ocho. El resto huyó, sin querer saber nada más del temible ex soldado. Por su valentía, Shrestha salió de su retiro para poder recibir un ascenso y una recompensa de 50.000 rupias indias (aproximadamente u$s 750). También recibió una recompensa consistente en descuentos en boletos de tren por el resto de su vida. Dada su habilidad para despachar ladrones y proteger la inocencia de las vírgenes, estamos seguros de que cualquier compañía de trenes estaría contenta de tener a Shrestha a bordo. LA DAGA DE DEFENSA Durante los siglos XVI y XVII, la introducción de las armas de fuego hizo que las armaduras pesadas fueran poco prácticas. Las armas blancas más pequeñas, como las dagas, se pusieron de moda para reemplazar las armas más grandes de los caballeros. Los escudos también se volvieron poco prácticos y fueron desechados por los duelistas europeos por las dagas de defensa. Un luchador habilidoso podría usar su daga con la misma eficacia que un escudo para desviar los golpes de las espadas. La falta de armadura pesada también significaba que una daga era tan mortal como una espada. Por lo tanto, a diferencia de los escudos, las dagas también eran armas útiles. Como las dagas de detención (defensa) crecieron en popularidad, tanto los sistemas de combate que las usaban como las dagas. se volvieron más complejas. Había innumerables variedades de dagas, pero todas fueron diseñadas para frenar momentáneamente la espada de un oponente y dar a los combatientes un precioso y descuidado segundo para atacar. Por supuesto, las dagas también tenían que proteger la mano del guerrero mientras lo hacía. Con este fin, muchas dagas tenían guardas elaborados para detener los golpes recibidos. La cuestión de detener la espada de un oponente, sin embargo, produjo diferentes clases de armas. Los “rompedores de espadas” tenían dientes a lo largo de la hoja para atrapar, e incluso, romper la espada del oponente. Otro tipo era la daga tridente, que tenía un mecanismo de resorte que dividía la hoja en tres secciones con solo presionar un botón.

google analitycs