CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NÚMEROS ANTERIORES

Solicítenos los números atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

MANUAL DE RECARGA EDICION 2016

Cartuchos metálicos. Arma corta y larga. Nueva edición (2016).

Hacer pedido

CD

Años 1 y 2

Hacer pedido

LA PISTOLA LE GAULOIS

Recientemente he adquirido en una conocida armería de la provincia de Buenos Aires una pistola muy extraña, la pistola Le Gaulois (La Gala); que es una pequeña pistola de bolsillo de repetición que se dispara por presión de la palma de la mano sobre la parte trasera de la misma. Al principio salió al mercado con el pomposo nombre de Le Mitrailleuse (La Ametralladora), pero su carencia de tiro era la de un revólver, no en ráfaga como su nombre inducía a creer. A partir de 1903 pasó a denominarse definitivamente Le Gaulois, y la única diferencia entre ambas estriba en su punto de mira, que pasó de tener forma de medialuna a portar una del tipo cabeza de alfiler. La patente invención de Le Mitrailleuse fue depositada en París el 3 de agosto de 1892 con el número 2.234.444, y en Bruselas el 17 de agosto del mismo año con el número 100.800. La pistola, por su diseño y características, estaba concebida para llevar como arma oculta y de autodefensa a corta distancia. Su extraño diseño extraplano la hace inconfundible a los ojos de cualquier coleccionista. Su pequeño tamaño hacía que pudiese ser fácilmente portada sin despertar sospechas. Sí añadimos que por su aspecto distaba mucho de parecerse a cualquier otra arma convencional, se conseguía la innegable ventaja del factor sorpresa, que a la postre, era la misión de este tipo de armas “camufladas” en objetos cotidianos. A partir de 1905, los modelos más lujosos, se entregaban acompañados de un estuche en forma petaca para puros, realizada en piel rusa de color granate que, en vez de estar preparada para contener unos hermosos habanos, era en realidad su funda y cartuchera. Dentro, además del espacio reservado para el arma, había una pequeña canana para 10 cartuchos. También los modelos de lujo, como la que he adquirido, venían con un estuche tipo monedero. Con estas fundas, podía ser portada o posada encima de una mesa sin que despertara sospecha alguna, dispuesta a abrir fuego en cualquier momento. El resto de las Gaulois se entregaban en una simple caja de cartón. Fue fabricada desde 1893 a 1914 por la empresa de Saint-Étienne (Francia) Manufacture Française d’Armes de Saint-Étienne (posteriormente llamada Manufacture Française d’Armes et Cycles de Saint-Étienne), propiedad de Pierre Blachon y Etienne Mimard. ALGO DE HISTORIA La Fábrica de Armas de Saint-Étienne (MAS) es una antigua empresa armamentística francesa situada en Saint-Étienne. Los actuales edificios datan de 1864 y se extienden sobre una superficie de doce hectáreas cerca de Place Carnot. Diseñado en el espíritu de las arquitecturas racionalistas del siglo XVIII, en la línea de los Salines de Claude Nicolas Ledoux y el Grand-Hornu cerca de Mons, la fábrica es un “palacio” industrial y militar, ladrillo rojo y piedras blancas, una prestigiosa representación del poder del Segundo Imperio. La ciudad de Saint-Étienne era famosa desde la Edad Media por su artesanía de cubertería. Casi 80 ingenios produjeron armas de guerra o caza. En 1665, se construyó en París una tienda real de armas, impulsada por Saint-Étienne, para permitir que se hicieran existencias en caso de conflicto. La Real Manufactoría de Armas fue creada en 1764, con la aprobación del rey Luis XV, bajo la dirección de M. de Montbéliard, que era inspector de la fábrica de Charleville. Obtuvo el título de “fabricación real” que le permitió ser el proveedor oficial de tropas francesas y extranjeras. Localizado así en la plaza Chavanelle, la fábrica produce las armas militares de la guerra y las armas civiles. Con el enfoque de la Revolución, la actividad continúa aumentando con una producción de más de 12.000 armas al año. Esto requiere moverse a varios sitios dispersos por toda la ciudad, incluyendo iglesias en desuso, como el Convento Ursulino, la Iglesia de los Penitentes o la Gran Iglesia. Desde el principio de la Revolución, la fabricación de armas tuvo tal extensión que se buscó por cualquier medio acelerar la fabricación. Saint-Étienne es conocido como armas comunes y apodado Armeville. En 1838, los hermanos Jovin vendieron al gobierno la manufactura cuya producción anual en ese momento oscilaba entre 15 y 30.000 armas. La capacidad de producción era insuficiente frente a las órdenes del Segundo Imperio, los contratistas de la fabricación decidieron entonces construir una nueva fábrica moderna usando la energía de las máquinas de vapor. En noviembre de 1862, el consejo municipal de Stephan contrató la construcción de una nueva fábrica. Las tierras seleccionadas se sitúan al nivel del Campo de Marte entre el ferrocarril y la carretera de Roanne, sobre una superficie de 12 hectáreas. Los primeros edificios fueron levantados en 1864 con la construcción de la gran fábrica de 155 por 130 metros y un embalse que podría contener 12.450 m3. Dos años después, se completa con los edificios administrativos de la dirección, las casas de los distintos directores y la fragua. En 1868 se terminó la fábrica de las piedras de molino, el taller de precisión y reparación de las máquinas, el taller de temple de las armas blancas, y los alojamientos de los oficiales. Finalmente, las oficinas, el taller de bayonetas y el edificio de la asamblea fueron terminados en 1870. El área original de las fábricas es de 22.000 m2 en el suelo y la fuerza motriz total de 660 caballos. Esta nueva instalación produce anualmente más de 200.000 armas. La fábrica pasó entonces por las dificultades de la guerra franco-prusiana de 1870. En la década de 1890, la fábrica tenía más de 10.000 trabajadores y casi 9.000 máquinas, produciendo más de 1.600 fusiles por día, así como revólveres, rifles, mosquetones, espadas y bayonetas. En 1894, la Manufactura se convirtió en una institución estatal encabezada por el Ministerio de Guerra. En el siglo XX, la fabricación de armas pequeñas siguió las épocas de guerra, paz, ocupación y según circunstancias de crisis, descolonización y pacificación. En 1963, la fabricación se diversificó en tres sectores de actividad, equipos para el equipamiento de tanques (torrecillas de vehículos blindados), producción de armas antitanques (lanzacohetes, granadas y elementos de misiles) y equipos de protección (equipos nucleares, químicos y de descontaminación). Pero la disminución constante de los pedidos ha llevado a una reducción en el número de empleados, de más de 11.000 en 1940 a 2.200 en 1981. GIAT Industries ha asumido el control de la fábrica desde 1989. En 2001, la Manufacture d’Armes de Saint-Étienne cerró sus puertas. La Cité du Design, creada en 2005, está abierta al público desde 2009 en la antigua Manufacture d’Armes de Saint-Etienne.i En Saint-Etienne, Verney-Carron SA, es fabricante de rifles desde 1650, siendo el líder de los fabricantes franceses de armas de caza, como podemos ver se desarrollaron industrias relacionadas en dicho sitio El mantenimiento de las armas, como el fusil FAMAS, se confía ahora a la fábrica de la empresa Nexter en Tulle, antes conocida como Fabricación de Armas de Tul.

google analitycs