CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NÚMEROS ANTERIORES

Solicítenos los números atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

MANUAL DE RECARGA EDICION 2016

Cartuchos metálicos. Arma corta y larga. Nueva edición (2016).

Hacer pedido

CD

Años 1 y 2

Hacer pedido

EL CATALEJO DE LOS POBRES

Argentina estuvo, está y estará en crisis económica, es una constante universal, como la velocidad de la luz en el vacío, la humedad del agua y la estupidez desarmista. En ese contexto es que el sufrido tirador argentino debe proveerse de su equipo y lo que me anda haciendo falta es un catalejo, porque me tiene el saco testicular por el piso ir caminando hasta la línea de 200 metros, para ver cómo estoy pegando. Con esto en mente me planteo cuáles son mis necesidades concretas: poder ver un agujero de 5,5 mm (.22 LR) a 50 metros y uno de 7,62 mm (.308 W) a 200 metros. La experiencia me ha demostrado que calibrando la carabina y el fusil a esas respectivas distancias, después tengo buen desempeño en el campo. Alternativas: 1. Lo correcto es comprar un catalejo de primera marca: Carl Zeiss, Leica, Swarovski, Meopta, Nikon, algunos Leupold, etc. y dejarse de embromar con parches. Gastar una sola vez en algo que hasta mis nietos podrán usar. No me da el bolsillo ni para pararme a mirar la vidriera. Hay una vida mejor, pero es más cara. 2. Comprar un catalejo berreta, de esos que dicen “Japan Technology” o “German Design”, o “Italy Engineering” pero que son construidos en Oriente (no precisamente en Japón) y que francamente, para lo que ofrecen, están muy sobrevalorados en el mercado local. He mirado por alguno de ellos y se suelen apreciar distorsiones más que importantes. Además al variar el zoom, los desajustes se magnifican exponencialmente. 3. Comprar en el exterior algo de mediano nivel: Leupold, Burris, etc., via Internet y rezar para que la Aduana, el Correo, la AFIP o el Sindicato de Malabaristas Callejeros, no consiga frustrarme la compra. Y siendo del interior aún más expuesto, no gracias, aun no hemos “Cambiado lo suficiente como para confiar en esta opción. Sí, me estoy quejando de lo burocrático y centralista de importar cosas haciéndole el caldo gordo a algunos importadores inescrupulosos. 4. Sé de gente que está experimentando poner una cámara web próxima al blanco (protegida para no fusilarla) y tomar su señal con celulares, tablets, notebooks, Tanto con cable como sin él. Es una posibilidad, pero no me convence del todo, demasiados vericuetos electrónicos, y en algunos casos dependen de que en el lugar haya señal de celular. Con esto en mente es que mi compadre, Pancho Macías, me comenta que le compró a sus hijos un telescopio astro-terrestre y sobre el pucho remata con un “capaz que te sirve para tirar”. De esto hace un tiempo, cuando se acercó el día del padre aproveché la ocasión para que el departamento contable (mi amada esposa) me habilite los fondos, y fui por uno. Hice algunos cálculos de qué era lo que debía/podía comprar, averigüé en distintos foros de Internet y en un conocido sitio argentino de compras me hice de un telescopio Meade Lightbridge Dobson 300x82. Es un telescopio de tipo reflector, les adjunto un diagrama de cómo funciona. DESCRIPCION Abriendo la caja nos encontramos el cuerpo del telescopio, dos oculares (distancias focales 9 y 26 mm), un lente Barlow que multiplica por 2 los aumentos, un DVD para encontrar astros y el manual, solo en inglés, punto en contra. También viene una mira de punto rojo para apuntar en forma grosera antes de mirar por el telescopio, en nuestro caso también sirve para asegurarnos que estamos mirando nuestro blanco y no el del vecino de pedana. La mira tiene la coliza de 11 mm típica de las armas .22 LR y de algunas marcadoras de airsoft, dudo que por la calidad de la misma se pueda montar en algo con más retroceso. Prueba: Con toda la ferretería me fui al Círculo de Caza Mayor Gral. Lagos (Comodoro Rivadavia), a ver qué tal me había ido con la compra. En dichas instalaciones se puede regular mira hasta 200 yardas (190 metros). Día muy nublado, pero sin viento ni polvo en suspensión Blanco con agujeros de .22 y de .308 a varias distancias y a mirar. Evidentemente no hace falta ir a un polígono para probar la eficiencia del aparato, pero por las dudas hiciera falta fabricar algún agujero extra, u otra prueba que hubiese omitido, no está demás, ya que como dijo mi gran amigo, Alfred Korzybski, “El mapa no es el territorio”. Preparé un blanco con varias rayas onduladas multicolores, de distinto ancho y al azar, para así tratar de confundirme y que me fuese más difícil encontrar los agujeros. Para ser honesto, el blanco parece extraído del psicodélico cerebro de un sucio hippie sesentoso. No pude realizar la evaluación con el fenómeno de refracción propio de los días calurosos, conocido también como “reverberación” o “espejismo de falsa agua” ya que hacía un frío machazo. Esperaré al verano y les cuento. Para realizar las mediciones recomiendo empezar con pocos aumentos e ir subiendo, ya que a más aumentos menos campo visual y por lo tanto más difícil encontrar el blanco. Luego de los ajustes y el período de adaptación para conocer el telescopio, se pueden distinguir agujeros de 7,62 mm a los 190 metros y de 5,5 mm hasta los 100 metros. En realidad se puede un poco más, pero empezamos a depender de la claridad del blanco. Creo que vale aclarar que a pesar de ser un viejo de 44 años aún veo bastante bien, desconozco cómo se portará con una persona con anteojos. CONCLUSION Ventajas. En este apartado se destaca el precio por sobre todas las cosas. Un tercio de un catalejo de baja calidad de los medianamente pasables, y una veinteava parte (como mínimo) de un catalejo de primera marca. El no tener zoom, sino que uno arma distintas combinaciones de aumentos fijos se agradece en una óptica de baja calidad, ya que se aprecian menos desajustes. Es muy notable este aspecto. La mira de punto rojo le sirve para la carabina .22 LR y el montaje/desmontaje de la misma es muy fácil. Merece destacarse la estabilidad del soporte con el que viene provisto. Se denomina montura tipo Dobson y me gustó más que varios trípodes que he visto. Si la usa sobre una mesa es una montura muy estable, en el campo, sobre terreno irregular es mejor el trípode.

google analitycs